Empieza la sesión. “Hola, mi nombre es Gaby y soy adicta a los descuentos”, las otras chicas, que están sentadas en círculo, responden con un eufórico: “¡Hola, Gaby!”. Si no te sentiste identificada con ellas, entonces tenemos algo que contarte.
¡No te asustes!, venimos en son de paz. Sí, queremos convencerte de que los descuentos son lo mejor que existe, pero no te sientas presionada. Relájate y prepárate a entrar a un mundo que te va a encantar.
Lo primero que debes aprender: los descuentos son oportunidades. Siempre hay piezas que son un must en tu clóset y que puedes conseguir en un sale: un par de jeans rotos, quote tops o el infaltable little black dress que siempre te sacará de un apuro. Puedes comprar más de una pieza que usarás muchas veces y que de seguro tenías en la mira desde hace tiempo.
También es importante saber que los descuentos te ayudan a desarrollar habilidades inimaginables: afinan tu vista porque tienes que encontrar la pieza perfecta entre muchas, mejoran tu velocidad porque tienes que tomar la pieza perfecta antes que otra la haga, fortalecen tus músculos porque caminas del probador a los racks más de 5 veces y te ayudan a ser una mejor negociadora, por si acaso tienes que pelear por una pieza con alguien más.
Y por último, es fundamental que aprendas la regla del “Más por menos”. Además de que en los sales puedes conseguir muchas piezas que van con tu estilo, no te excedes en tu presupuesto. Es muy simple: más sales = más ropa por menos.
Únete a este lado no tan oscuro y verás que pasarás de una hater del shopping en sale a ser la campeona olímpica en encontrar descuentos. ¡Aventúrate, no pierdes nada!

Deja un comentario

Bitnami